La Posdemocracia es una nueva forma de gobierno de los sectores poderosos.

POSDEMOCRACIA – NOTA I – Postulados básicos de la democracia de los poderosos.

La Posdemocracia es una nueva forma de gobierno de los sectores poderosos.
La Posdemocracia es una nueva forma de gobierno de los sectores poderosos.

Por Lic. Daniel do Campo Spada

En 2018 América Latina vive un nuevo momento histórico. Si bien la historia misma es una sucesión de hechos, hay ocasiones en las que la misma no se repite igual ni como tragedia sino con grandes modificaciones. En este caso, los dueños del poder, los millonarios, los que se quedan con el trabajo de miles de millones de seres humanos simples en la humanidad han perfeccionado sus sistemas de dominio. Esto se repite en México, Honduras, Guatemala, Colombia, Perú, Chile, Brasil, Paraguay y Uruguay, pero nosotros nos basaremos en una serie de notas respecto al tema al caso argentino.

Comencemos por definir “DEMOCRACIA” que en su definición básica nos llega a que es un sistema de gobierno en el que se respeta la voluntad del pueblo. Ante la imposibilidad de vivir en un estado asambleario, grande multitudes eligen periódicamente a sus representantes. Estos, a su vez, debieran ser servidores de sus votantes de quienes apenas son mandatarios. El más perfeccionado sistema democrático es el republicano. Allí, donde los hombres y mujeres son todos iguales se estructura una burocracia administrativa que legisla y crea los medios necesarios para la vida cotidiana. Una república puede ser desde socialista hasta capitalista pasando por teocracias o Estados corporativos. Queda para otra nota analizar el sentido de una “corporación” que no es exclusivamente una empresa privada.
Para que una democracia funcione se deben dar algunos postulados básicos a saber:
-Todos tienen derecho a votar a sus representantes sin distinción de clase, diferencias patrimoniales ni de formación intelectual.
-Un ciudadano debe disponer de información veraz para poder decidir.
-Los elegidos son representantes y por lo tanto deben ser fieles a quienes los votaron en tanto un compromiso previo de acciones a tomar. Si un mandatario olvida eso se convierte en un estafador.
-La división de poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) debe ser un factor de equilibrio compensatorio para evitar medidas en contra del pueblo que es el único soberano. Es erróneo que sea para “empatar” porque ello perpetuaría el estado de las cosas (cerrando la posibilidad de mejorar).

¿Qué es una POSdemocracia?

Durante el siglo XX las oligarquías y sus adláteres retomaban periódicamente el poder utilizando la fuerza de las armas de los ejércitos nacionales (siempre proclives a traicionar el origen de clase de sus soldados) ubicando si era necesario a bufones serviles del campo civil. La colaboración de los jerarcas eclesiales junto a la falta de honorabilidad de muchos jueces y abogados completaba el círculo de las llamadas dictaduras cívico-militares.
Los excesos en las violaciones a los Derechos Humanos, que solo en América Latina costó casi medio millón de muertos en las cuevas de la tortura creó un estado de consciencia colectiva que hizo difícil seguir repitiendo ese juego de volver periódicamente a tomar el poder por las armas. En el caso argentino ello fue muy manifiesto cuando los carapintadas intentaron dar un golpe contra el Gobierno de Raúl Alfonsín. La reacción de la ciudadanía le marcó a los poderosos que debían trabajar de otra manera.

Y allí empezó el plan.

El primero de los puntos fue el control de los discursos sociales, que cada día más se hace a través de los medios de comunicación. El control de los diarios, la televisión, las radios y ahora internet es central para instalar un “sentido común” propicio a las ideas de la derecha. Por eso construyeron mecanismos de demonización y control de la información que se fueron perfeccionando desde la salida anticipada del radicalismo en 1989 hasta los tiempos actuales.
Hoy por hoy, como vamos a ver en otra nota de esta serie, no existe más la presunción de inocencia sino que por el contrario las personas que se oponen a esta nueva forma de dictadura son encarceladas con sentencia previa. Aún sin tomar declaración testimonial ni investigar, es decir solo con una denuncia, se detienen personas que quedan atrapadas en el escarnio público que les endilga la etiqueta de “corrupto”. Es probable que la gran mayoría de los que reaccionan indignados no sepan de qué se acusa al “culpable” pero eso no importa, porque lo que vale es la liviandad de la publicación periodística.
Por lo tanto, el Poder Judicial queda completamente reemplazado y condicionado a seguir los ritmos que las mafias periodísticas concentradas le indiquen, a riesgo de ser ellos mismos las próximas víctimas. En los Tribunales argentinos se lee primero a los diarios de ultraderecha Clarín y La Nación antes que la agenda de audiencias del día. La “familia judicial” es entonces cómplices de este sistema fantoche de Posdemocracia.

Sigamos con el Poder Legislativo. Aunque acá interviene la voluntad popular para su elección, con total desparpajo los legisladores, que debieran ser únicamente representantes de un sector de opinión de la ciudadanía se convierten en seres “autónomos” que pasan a escuchar ofertas. Desde diciembre de 2015 podríamos hacer una lista de casi cien legisladores que empezaron a trabajar a favor de los poderosos de la sociedad. Como la batalla pareciera que solo se da en el terreno mediático el disfraz también es discursivo. Palabras como “gobernabilidad”, “diálogo”, “responsabilidad” y otros eufemismos se justifica la traición1. Ya lo dijo el colega Gustavo Campana en su libro en el que sostiene que no hay neoliberalismo sin traición.
En el caso argentino hasta el diario oficialista La Nación lo admite graciosamente cuando titula que “El Gobierno (macrista) logró que se apruebe el 72,4 % de sus proyectos de ley”2. El mismo matutino admite que lo logró pese a no tener las bancas propias necesarias para lograrlo. Claro que una semana antes lo había explicado cuando le puso cifra al publicar que “El Gobierno cedió más de $ 45.000 millones para votar las reformas”3.
El Senador Nacional Miguel Ángel Pichetto, por ejemplo, se apoltronó en su banca y desde diciembre de 2015 actuó a favor y como lobysta de todas las leyes que el Presidente Mauricio Macri le pidió. Primero habló de “gobernabilidad” pero cuando ello se convirtió en algo muy obvio salió a buscar coordinar los lineamientos de los “gobernadores” presuntamente justicialistas, cuando él solo debe respetar la voluntad de quienes en el 2013 lo eligieron como representante del peronista Frente para la Victoria al que ahora traiciona.

El Poder Ejecutivo en una constitución presidencialista también es elegido por la ciudadanía. A diferencia de las experiencias no democráticas y neo-democráticas anteriores ahora ponen en ese lugar a un empresario que a su vez es contratista del Estado en varias áreas (autopistas, correo, transporte, bancos, etc.). Aunque Macri no es el único caso (basta ver la POSdemocracia chilena truncada desde Pinochet para acá con las gestiones de Sebastián Piñera) muestra que se abandona poner a bufones serviles para directamente instalar a “ellos”. El gabinete macrista, desde 2015 en adelante ha instalado a los más poderosos de cada área a manejarla desde el lado del mostrador que le correspondía a un representante del pueblo, que desde este esquema pasa a ser un triste espectador del latrocinio. En otra nota haremos un detalle que siempre será escaso ante la magnitud de la corrupción ética imperante.

A modo de cierre.

Entonces, tomando la palabra POS como lo que viene después le agregamos DEMOCRACIA. Esto es lo que dejó atrás el sistema ciudadano más imperfectamente potable que se conoce hasta ahora.
-La Justicia responde a las corporaciones del poder económico transnacional.
-Los legisladores son prostitutas en busca de favores (o “sanguchitos y mates fríos” como dijo el corrupto Diputado Nacional Diego Bossio) olvidando el mandato de sus votantes.
-El Presidente Mauricio Macri y su Gabinete están por el voto de una ciudadanía que compró los mensajes de la mafia mediática y dominan los dos costados del mostrador en la vida económico-social de la Argentina.

Es imposible explicar el más perfecto sistema de control dictatorial que hayamos visto en apenas unas líneas por lo que nos veremos obligados a seguir descuartizando en notas sucesivas a este gliptodonte que se fagocitó a la democracia.

NOTAS.

1.- Campana, Gustavo. Prontuario. No hay liberalismo sin traición. Buenos Aires. Colihue. 2017
2.- Serra, Laura. “El Gobierno logró que se apruebe el 72,4 % de sus proyectos de ley”. Buenos Aires. La Nación. Domingo 7 de enero de 2018. Pág. 8
3.- Serra, Laura. “El Gobierno cedió más de $ 45.000 millones para votar las reformas”. Buenos Aires. La Nación. Domingo 31 de diciembre de 2017. Págs. 1 y 10.

NOTA RELACIONADA.”POSDEMOCRACIA – Nota II | Los dirigentes de un gobierno posdemocrático”.

__________________________________________________

CEDIAL TV

Un comentario en “POSDEMOCRACIA – NOTA I – Postulados básicos de la democracia de los poderosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *