Discapacidad

El Estado y LA BARBARIE

DiscapacidadPor Dr. Alberto Carli

En el Siglo V aC. Grecia creó una estructura jurídica de la que somos herederos: el Estado. Uno de sus más recordados gobernantes fue Pericles de Atenas. Pericles en griego significa “rodeado de gloria” y fue el responsable de aquello que se conoce como “el Siglo de Oro” en el cual fueron realizadas las mayores obras artísticas que el mundo griego nos ha legado. También la Grecia de ese entonces desarrolló esa forma de búsqueda de la verdad que se conoce con el nombre de Filosofía. Y dentro de ésta, una de sus ramas, la Ética.
Pero las ciudades-estados griegas tenían algunos funcionamientos que quisiéramos recordar. Eran ciudades en la que los ciudadanos libres definían su destino. Pericles que fue su gobernante (el primer ciudadano) es recordado, entre otras cosas, porque conociendo las diferencias económicas existentes entre los ciudadanos de Atenas, otorgaba a los más pobres algo que podríamos denominar “subsidio” económico destinado a igualarlos a la hora de la discusión en el agora. Nos parece superfluo referirnos a las bases éticas que sustentaban esa decisión del gobernante.
Fuera de Atenas vivían aquellos a los que se denominaba “bárbaros”, tribus primitivas que no habían alcanzado una
forma de pensamiento que les permitiera imaginar una estructura organizativa de sus colectivos fuera de lo que la tradición había instaurado a lo largo de los siglos. Para alcanzar esa organización jurídica que heredamos de los griegos, el Estado, la sociedad hubo de haber desarrollado una forma de pensamiento coherente y no contradictorio, propio de la Filosofía. Entre las funciones que el Estado debía cumplir estaba presente su rol de árbitro, ilustrado con los “subsidios” mencionados más arriba, en el desequilibrio que las propias condiciones, de nacimiento o evolutivas, ocasionaban en la vida de la ciudadanía griega.
Muchos siglos han pasado desde lo que nuestro recuerdo intenta presentar. Han sido muchos los vaivenes que la historia ha mostrado. En la misma ha tomado especial importancia el predominio de la natural tendencia de los hombres por imponer sus propias cosmovisiones al resto de sus congéneres y hacerlas pasar por valores universales.
Esta ha sido la historia, con sus tanteos, sus avances, sus retrocesos.
En estos tiempos estamos asistiendo a acciones en las que desde los estamentos gubernamentales, ignorantes de su propia transitoriedad y carentes de toda reflexión crítica, se nos plantea que no es bueno ocuparse de los más débiles, los discapacitados, porque eso afecta su “dignidad”, en un razonamiento falaz como aquel que elogiara la delgadez alcanzada con un cáncer. Parece un momento histórico en que las tribus bárbaras gozan de una posición de predominio. Como siempre en la historia, todo es transitorio, nada es eterno ni definitivo.

______________________________________________________

CEDIAL TV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *