Viejas_cacerolas

CEDIAL – Sociedad | La soledad humana en el capitalismo tardío

Patrona_cacerola_sirvientaPor Alberto Carli

Nuestra especie tiene una condición propia (origen de religiones, filosofías, artes, en fin, todo lo que la hace excelsa): sabe que va a morir. Y todo lo que hace está destinado a superar ese final ineluctable.
A lo largo de la historia ha desarrollado, entre otras cosas, modos de producción y sistemas económicos, el último de los cuales se caracteriza por la aparente cohesión teórica-ideológica con la que se expresa y para la que que se tornan insuficientes los desarrollos realizados hasta el presente. El capitalismo fue estudiado en profundidad por Karl Marx en el Siglo XIX pero en su etapa actual tiene aspectos aparentemente no analizados, no previstos, si bien bueno es recordar que el filósofo alemán dedicó algunos párrafos a lo que llamó “capital improductivo”, refiriéndose a lo que conocemos en estos tiempos como “capital financiero”.
Estamos viviendo en un capitalismo financiero presentado como “el mejor de los mundos posibles” lo que llevó que estemos invadidos por una suerte de resignación, de aceptación de las circunstancias que nos han tocado en suerte, todo lo cual conlleva a un enorme esfuerzo de comprensión como el que se intenta con este escrito.
Nos realizamos con un otro. Al que amamos, odiamos, enfrentamos. Nos realizamos con, contra o pese a otro. Los tiempos que vivimos niegan esas circunstancias y con ello, nos niegan nuestra condición humana. Eso sería la base del presente triunfo del capitalismo, logrado mediante el desconocimiento de las contradicciones propias de nuestra vida. Se habla con frecuencia de la “colonización de la subjetividad”, de que los seres humanos estamos pensados desde un afuera que nos impone qué sentimos o deseamos, cuáles nuestras preferencias, a quién hemos de votar en las democracias así transformadas en una ficción, en un modo de vida en el cual la libertad es una mentira.
Esto es fenomenológico. Nuestra pregunta, lo que intentamos aclarar es cómo se logró lo que enumeramos más arriba, qué hay detrás. Si mi vida se constituye sin la presencia del otro lo que logro como resultado es el solipsismo, la más dura de las soledades. En qué otro tiempo los humanos hemos estado más aislados que en el presente?. Miremos a nuestro alrededor y veremos individuos sumergidos en sus teléfonos celulares, sin diálogo con su o sus acompañantes. El incremento de patologías autistas sería la expresión extrema de lo que decimos, tal vez la psiquiatría tenga algo que decir al respecto. Niños a quienes sus padres en nombre de una seguridad necesaria compran celulares para que estén en contacto permanente son la habitualidad o que, para que se entretengan, los ponen ante el televisor o una computadora durante horas.
Compartimos una mentada colonización de la subjetividad, vivimos en un mundo donde “somos patrones de nosotros mismos”, responsables de nuestros destinos, una sociedad de iguales donde lo logrado es el resultado del esfuerzo personal, la “meritocracia”. ¿Dónde más iguales que en un shoping, o en un super-mercado?. Una ficción destinada a mostrar lo semejante que somos los seres humanos, igualados por un mercado en el que todos somos clientes. Un mundo en el cual las sirvientas llevan ropas semejantes a las de sus patronas, seguramente con mayor garbo y ventaja en las medidas y las edades de sus cuerpos. Un mundo donde todo es posible y pasible de ser alcanzado si estamos dispuestos a realizar los esfuerzos necesarios para tal fin. Donde el aislamiento, la soledad y el desinterés por el destino del otro, mi espejo, aquel que ratifica mi condición humana no sea necesario.

__
Alberto Carli es Médico, Dr. en Medicina, Magister Scientiae en Metodologia de la Investigación, Prof.Consulto Adjunto (UBA) y Prof.Consulto Asociado (UNLU) y Miembro Fundador de Centro de Investigación Académico Latinoamericano (CEDIAL)

COMENTARIOS AL FINAL DE ESTA PÁGINA Flecha
______________________________________________________

Banner_CEDIAL_Revista
______________________________________________________

CEDIAL TV

_________________________________

CEDIAL Radio

4 comentarios en “CEDIAL – Sociedad | La soledad humana en el capitalismo tardío

  1. Muy bueno Dr. Carli. Es la soledad la resultante? Parece que si. Con un ingrediente más siniestro. Donde debería haber lazo social, se genera una identificación entre los que pertenecen a ciertos ámbitos : por ejemplo los alumnos del Cardenal Newman, los hacedores en la obra pública, los dueños de empresas. Allí se instala un ideal que como dice el tango: de chiqilin miraba de afuera con la ñata contra el vidrio. Lazo que segrega, excluye, divide. Entre los que están teniendo estos ideales se produce una identificación. Pero esta no genera lazo. Para que el lazo se produzca debe haber consciencia de clase. Y esto queda afuera tras la promesa de que si te esforzas vas a llegar. Y esa es una mentira que descalifica la lucha social con sus logros obtenidos.

  2. Coincido totalmente. “Nos realizamos con un otro. Al que amamos, odiamos, enfrentamos. Nos realizamos con, contra o pese a otro.” Los tiempos que vivimos niegan esas circunstancias y con ello, nos niegan nuestra condición humana. Recién termine de leer el Reportaje que se hizo a Mónica Vallejos, y de alguna manera se planteaba tema respecto a si la educación electrónica podía reemplazar a la educación presencial. En ese sentido, ambas cuestiones hacen mención de la importancia del OTRO cuando interactuamos de todas las maneras posibles. No hay otra posibilidad de hacerlo. No somos NADA sin el otro. No se puede construir NADA sin el otro. De ahí que nuestra realidad está enfocada en hacernos creer que “Si se puede”, vivir de esta manera de hecho muchos sabemos que ese mensaje “individualista” a pegado en una parte importante de nuestra sociedad. Mas allá del bajón de nuestra situación actual, todos quienes coincidimos en que nada es posible sin “El/los otros,, desde el lugar que nos encontremos; la actividad o profesión que practiquemos, debemos aprender a “Militar las 24 hs al dia”. Cuando hablo de militar me refiero a compartir donde quiera que nos encontremos con los demás lo hagamos “amorosamente” y fundamentalmente dejando de lado nuestros EGOS personales. Con la SOLEDAD no se construye, no se crece. GRACIAS por la publicación Dr. Carli.

  3. Coincido totalmente. “Nos realizamos con un otro. Al que amamos, odiamos, enfrentamos. Nos realizamos con, contra o pese a otro.” Los tiempos que vivimos niegan esas circunstancias y con ello, nos niegan nuestra condición humana. Recién termine de leer el Reportaje que se hizo a Mónica Vallejos, y de alguna manera se planteaba tema respecto a si la educación electrónica podía reemplazar a la educación presencial. En ese sentido, ambas cuestiones hacen mención de la importancia del OTRO cuando interactuamos de todas las maneras posibles. No hay otra posibilidad de hacerlo. No somos NADA sin el otro. No se puede construir NADA sin el otro. De ahí que nuestra realidad está enfocada en hacernos creer que “Si se puede”, vivir de esta manera de hecho muchos sabemos que ese mensaje “individualista” a pegado en una parte importante de nuestra sociedad. Mas allá del bajón de nuestra situación actual, todos quienes coincidimos en que nada es posible sin “El/los otros,, desde el lugar que nos encontremos; la actividad o profesión que practiquemos, debemos aprender a “Militar las 24 hs al dia”. Cuando hablo de militar me refiero a compartir donde quiera que nos encontremos con los demás lo hagamos “amorosamente” y fundamentalmente dejando de lado nuestros EGOS personales. Con la SOLEDAD no se construye, no se crece. GRACIAS por la publicación Dr. Carli.

  4. Coincido totalmente. “Nos realizamos con un otro. Al que amamos, odiamos, enfrentamos. Nos realizamos con, contra o pese a otro.” Los tiempos que vivimos niegan esas circunstancias y con ello, nos niegan nuestra condición humana. Recién termine de leer el Reportaje que se hizo a Mónica Vallejos, y de alguna manera se planteaba tema respecto a si la educación electrónica podía reemplazar a la educación presencial. En ese sentido, ambas cuestiones hacen mención de la importancia del OTRO cuando interactuamos de todas las maneras posibles. No hay otra posibilidad de hacerlo. No somos NADA sin el otro. No se puede construir NADA sin el otro. De ahí que nuestra realidad está enfocada en hacernos creer que “Si se puede”, vivir de esta manera de hecho muchos sabemos que ese mensaje “individualista” a pegado en una parte importante de nuestra sociedad. Mas allá del bajón de nuestra situación actual, todos quienes coincidimos en que nada es posible sin “El/los otros,, desde el lugar que nos encontremos; la actividad o profesión que practiquemos, debemos aprender a “Militar las 24 hs al dia”. Cuando hablo de militar me refiero a compartir donde quiera que nos encontremos con los demás lo hagamos “amorosamente” y fundamentalmente dejando de lado nuestros EGOS personales. Con la SOLEDAD no se construye, no se crece. GRACIAS por la publicación Dr. Carli.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *