Oficina_trabajando

CEDIAL – Opinión | El ennoblecimiento pulsional o “La patria es el otro”.

LaPatria_eselOtroPor Ricardo E.J. Ferrari

Un término poco empleado por Freud en su aparato conceptual aparece en un artículo llamado “De Guerra y Muerte. Temas de actualidad”.
Ese término es “ennoblecimiento pulsional”. Una transformación tal de la pulsión que supone una restricción del narcisismo y la aparición del miramiento por el otro. Traducido, en lenguaje kirchnerista, como “La patria es el otro”.
Ese “ennoblecimiento pulsional” es, precisamente, la tranformación de la pulsión en pos de la sensibilidad social. Lo que Freud también llama, en otro contexto de su obra, “pulsión social”. Pulsión no originaria sino producto de un proceso de restricción yoica.
Freud plantea, en la obra citada más arriba, que sólo unos pocos humanos alcanza ese “ennoblecimiento pulsional”, ese impulso que nos envía al otro, al semejante. Freud es pesimista con respecto a este impulso.
Lamentablemente lo verificamos cien años después. Ahora bien, esto no es para “bajar los brazos”, resignarnos o abandonar la lucha por un mejoramiento pulsional. Todo lo contrario. Este saber nos tiene que mantener en estado de alerta. Desconfiar de lo humano. No creernos el centro del universo. Saber que sólo pocos alcanzan ese “ennoblecimiento” y arbitrar todos los medios para educar en la sensibilidad social y para que “la patria (grande) sea verdaderamente el otro”.

______________________________________________________

Banner_CEDIAL_Revista
______________________________________________________

CEDIAL TV

_________________________________

CEDIAL Radio

48 comentarios en “CEDIAL – Opinión | El ennoblecimiento pulsional o “La patria es el otro”.

  1. Excelente Ricardo, al igual que Freud soy pesimista respecto de ese “ennoblecimiento pulsional”, sólo algunos pocos lo alcanzan. “La Patria es el otro” tiene ese sentido profundo, que quizás repitamos sin lograr su real dimensión.

  2. Excelente Ricardo, como Freud soy pesimista respecto a este “ennoblecimiento pulsional”. “La patria es el otro” sólo algunos pueden lograr internalizar en su real dimensión

  3. Excelente!!! Pensándonos antropológicamente, fuimos series sociales y cooperativos mucho tiempo pero las estructuras de poder civilizatorio (y finalmente el sistema-mundo capitalista) están borrando esa memoria del bosquimano congénito

  4. Respecto a tu comentario ( Ricardo J. Ferrari) en cuanto el “ennoblecimiento pulsional” al que aludía Freud, y que ese impulso que nos envía al “otro” no siempre se dá, de manera natural en todas las personas. De ahí que coincido “absolutamente” , en cuanto a que no hay que bajar los brazos, puesto que personalmente creo que existe una “empatía natural” en algunas personas que nos lleva a sentir al otro como un igual y por otro lado “también es posible aprenderlo” cuando interactuamos con los demás. Si bien desconozco el tema desde el punto de vista de la Psicología, soy optimista respecto a que todo es posible en la medida que nos relacionemos con el otro “amorosamente y/o comprometidamente”. Espero haber sido clara. Un abrazo.

  5. Inteligente y profundo análisis que nos permite relacionar nuestras reflexiones sobre la identidad nacional con el compromiso de aportar para una educación transformadora,cimentada en los valores solidarios,gracias Ricardo.

  6. Completamente de acuerdo con tu idea. Hace falta un esfuerzo pedagógico además , me parece para revertir todo el egoísmo narcisista de este tiempo. No alcanza para las nuevas generaciones el solo decir “la patria es el otro”, que tiene, sin duda, un efecto decisivo sino que esa pulsión debe convertirse en una praxis política cotidiana. Praxis que deberá venir desde abajo porque los sectores decisorios están claramente en la construcción de un efecto narcotizante, que poco a poco va cediendo frente a la trágica realidad que nos toca . Eso no implica dejar hacer sino justamente NO DEJAR PASAR ninguna nueva acción de recorte de derechos y libertades. Me encanto tu artículo

  7. Como decía José Martí, el hombre es perfectible, siempre hay algo para mejorar y trabajar por el bien común. Es muy interesante que traigas al ruedo este concepto del “ennoblecimiento pulsional” de Freud y el concepto más cercano y cotidiano “la Patria es el otro”, es por lo que debemos trabajar y aunque parezca inalcanzable no debemos dejar de intentarlo. En esto reside el triunfo, en continuar, en seguir avanzando y esperando más de nosotros. Alguna vez leí que ser “El Hombre Nuevo” debía ser difícil hasta para el Che, pero lo importante es no dejar de intentarlo, creer profundamente en el ser humano, ser capaz de ver nuestros errores y con esta visión intentar ser mejores. Muchas gracias Ricardo, tu trabajo diario nos mejora, eleva la vara, nos indica un rumbo.
    La Patria es el Otro.

  8. Muy buen punto de vista! Me parece muy bueno el haber rescatado este concepto en Freud. Es poder ver cómo finalmente en el psicoanálisis también se trata del lazo social. El tema de los discursos en Foucault y en Lacan dan cuanta de eso. Modos de construir lo social. Alude a cómo hacer el otro posible en el amor y en el trabajo, o sea en la producción.

  9. Agradezco este reflexivo texto que trae el concepto de Ennoblecimiento Pulsional, porque confirma que la sed de Abrir el Corazón ya observada por Freud es hoy urgente.
    Educación de la sensibilidad es el camino hacia los otros.

  10. Ricardo E. Ferrari… No he leído a Freud, pero se que marcó a generaciones enteras con sus brillantes análisis y hasta el día de hoy viene a ser como el libro de cabecera de la mayoria de los psicólogos… y este paralelo que trazas entre lo que ya por aquel entonces opinaba el tipo, respecto a ese ennarbolarmiento y la pulsion, para ponerse en el lugar de quienes mas necesitan, sin dudas que encaja con ese slogan, que no solo fue eso, sinó que trascendió el slogan a lo concreto, mas allá de algunos errores y cosas que seguramente había para mejorar. Pero sin dudas que, hasta hace 3 años atrás… La Patria era el otro. Hoy es de los otros.

    Felicitaciones por el articulo.

  11. Me parece muy interesante reflexionar sobre “La Patria es el otro”, puesto que resulta una frase de altísimo contenido social y humano.Creo que frente a cada acto de intolerancia social y cultural, o discriminación por nacionalidad o piel, de los que a veces somos cómplices ( callando frente a determinados comentarios que oímos tan seguido), deberíamos actuar con más firmeza y , como mínimo, no dejar de hacer saber nuestra opinión a aquel que “dispara” (término tan actual) las balas del odio y del resentimientoTal vez así se pueda ir comprendiendo el término de referencia y recuperándole el contenido.Gracias Ricardo por abrir el tema.

  12. Muy buena reflexión sobre “La Patria es el Otro” y la comparativa con el “ennoblecimiento pulsional” de Freud.
    Realmente es una frase que, a pesar de parecer sencilla, significa mucho, y abre el debate sobre lo que implica.
    Siempre opiné que es necesario dejar el “ombliguismo” para poder ser empáticos y ponernos en el lugar del Otro, de su problemática, poder verla desde ese lugar para realmente entenderla sin cuestionar.
    No debemos esperar a que “nos toque a nosotros” para reaccionar.
    Muchas gracias por abrir esta reflexión.

  13. Me gustò mucho el artículo. Es un tema que creo, no ha sido abordado hasta ahora. Comparto tu visión y te felicito. Enlaza con el tema que a nuestro grupo lo desvela y recién ahora nos están prestando atención: cambiar el modelo de Constitución, de “representativa” (el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes) a participativa (el pueblo entero elaborando su acta refundacional).
    No solo Cuba está embarcado en este proceso: Venezuela, Bolivia van en ese camino.
    La Patria es el otro!

  14. Para poder sentir y pensar que “La Patria es el otro”,deberíamos transmudar las pulsiones “egoístas” en pulsiones “sociales”,y creo que aquí está la mayor dificultad,porque no crecimos en la cultura de la generosidad,al contrario,crecimos en la cultura de la individualidad.Es a ésto que tenemos que dar batalla,en todos los ámbitos que cada unx pueda .No es tarea fácil renunciar a parte del narcisismo,pero esa es nuestra tarea.

  15. Así es Ricardo. La tan nombrada empatía que muchos tenemos la suerte y la conciencia de tener y practicar y otros tantos, ni un ápice.
    Y como siempre, mi querido Sigmund estaba en lo cierto al no ser optimista, esta humanidad deja que mucho que desear.
    Espero que sea por el fin de una era y un cambio de paradigma. Sino, seremos una especie que se autoextingue, lamentablemente.
    Un abrazo.

  16. Estoy en todo de acuerdo, debemos cuidarnos mucho de las idealizaciones teòricas …. tu escrito me lleva a recordar a Freud en El Malestar en la Cultura y -su pesimismo en relaciòn al futuro del psicoanàlisis y otros institutos humanos.Muy interesante texto. Gracias!

  17. La patria es el Otro surge como axioma. Como ideal, como construcción. Para el psicoanálisis el sujeto no es sin el Otro. Este otro está desde el inicio. Amor y odio son dos caras de la misma moneda en esa relacion. Hoy la moneda está del lado del odio y el dinero en el lugar del fetiche. Pero a no bajar los brazos. Así como luego de muchas décadas de prohibición, surgen líderes populares y nacionales inclusivos que entiendo encarnan ese ennoblecimiento pulsional, hay que seguir sosteniendo y resistiendo con el pensamiento, con el sentimiento y la acción. A no abatirse. Este sistema capitalista y neoliberal viene por cada uno. Demos batalla.
    Gracias Ricardo.

  18. Tu visión, muy acertada por cierto, amerita seguir profundizando la idea. Lo digo desde la construcción social histórica que tenemos en Argentina en lo nacional y popular desde los caciques originarios, caudillos federales y los líderes políticos populares que dieron como resultado una actualidad donde miles de jóvenes que nacieron a la política con el “kirchnerismo” pero que aún no tienen peso específico político pronto lo tendrán. Digo esto pues, si bien Freud, habla de la mujer y el hombre en general, luego cada sociedad tiene su propio “ennoblecimiento pulsional” que, hoy en día es sometido a una constante guerra psicológica desde el coorporativismo financiero y económico internacional que pretende avasallar toda noción de “humanidad”. Allí se destacan en la resistencia, por ahora, algunos “lideres populares”, no obstante habrá una necesaria y ardua tarea de trabajar ese ennoblecimiento pulsional en esos millones de seres humanos cuya única tabla de salvación “Es el Otro”, o si queres: “La Patria”. Abrazo y muy buena la nota. Fdo. Fabio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *