macri_CGTs

CEDIAL | LA DEMOCRACIA EN PELIGRO (I) La reforma laboral que propone el macrismo nos lleva a casi un siglo atrás.

Los aliados del Gobierno apoyarán una reforma que nos lleva un siglo atrás.
Los aliados del Gobierno apoyarán una reforma que nos lleva un siglo atrás.
Por Daniel do Campo Spada.-
(Nota publicada en TV Mundus)

El sitio colega Nexofin (Nexofin) publicó el borrador de la reforma laboral que enviará al Congreso de la Nación que domina por legisladores propios, dinero o carpetazos. Desde la CGT nos confirmaron que es la misma versión que les envió el Presidente Mauricio Macri. En sus artículos se pierden derechos ganados en el último siglo.
La reforma consiste en modificar los postulados básicos del Contrato Laboral, considerado base de derechos por sobre los que se pueden agregar cosas pero siempre a favor del trabajador, dado que la relación con su empleados es asimétrica y quien necesita protección en el empleado. El primero de los puntos es el fin de la jornada de ocho horas. La misma se puede extender hasta donde la necesidad de la empresa lo considere. Los argumentos se basan en que las guardias médicas o policiales (por ejemplo) llegan a durar hasta 24 horas. Incluso un asesor del Senador macrista Federico Pinedo agregará que hasta los docentes que trabajan en distintas instituciones en algunos casos llegan a sumar hasta 14 horas por día.
La estabilidad vuela por los aires ya que existirá la figura de la contratación eventual. Es decir “vení dentro de un mes”. Esto se aplicará no solo a los campesinos discontinuados por las cosechas sino también hacia los docentes, que tienen sus vacaciones en enero. Como este punto podría tener resistencia introducen el “mes Google”. Esta mecánica impuesta por el poderoso buscador de internet indica que un trabajador puede tomarse un mes sabático sin goce de sueldo tras el cual se reincorpora a su puesto. ¿Qué trabajador podrá oponerse a un jefe que le sugiera que se lo tome?
Si se impone esta ley que Macri quiere imponer con el apoyo de la CGT oficialista se producirá un festival del despido llegando a la famosa incertidumbre que el hoy Senador Esteban Bullrich dijo “tenemos que disfrutar”. Cada mes, en el recibo de sueldo se hará un descuento obligatorio (que pude ir del 1 al 3 %) que va a un fondo de reaseguro administrado por bancos privados que se le pagará al trabajador el día que lo despidan. La indemnización como la conocemos hasta ahora, que se incrementa en base a la antigüedad en el puesto tiene carácter disuasorio para el empleador, para que lo piense bien antes de tirar a alguien a la calle, puesto que le costará mucho dinero. Con el cambio, lo puede hacer por capricho cada vez que le plazca. En la construcción y en la mayoría de los petroleros esto ya se aplica.
Si bien se mantiene la obligatoriedad de aportar a una Obra Social porque esto es la caja de los sindicalistas que apoyarán los cambios, se buscará frenar la afiliación sindical. Por un lado se incrementará el porcentaje (que hoy es de 1 a 2 % del sueldo básico) a casi el doble. De esa forma, ese canon que hoy no es obligatorio sería desestimado por trabajadores con salarios cada vez más paupérrimos.
Desaparecen las negociaciones paritarias por lo que cada adecuación de salario se hará cara a cara con la patronal y empleado por empleado porque se prohibirá el funcionamiento de comisiones internas. Los gordos de la CGT apoyan esta restricción porque allí está el núcleo de un sindicalismo combativo que no les pertenece ligado generalmente a frentes de izquierda que no suelen pactar con las patronales ni concurren a sus salones privilegiados.
Aunque ello pertenece a la reforma previsional cabe agregar que las empresas contratantes dejarán a su vez de abonar el aporte patronal a efectos jubilatorios. Ligado a esto cabe recordar dos puntos esenciales. Se prolonga la edad activa (en forma progresiva en los próximos diez años llegará a los 75 y 70 para hombres y mujeres) al tiempo que se agregan las pasantías de aprendizaje (que podrán tomar personas de hasta 30 años). Ambas medidas crearán una fuerte oferta en la mano de obra que crearán una presión de salarios a la baja.
Esto es por el momento un proyecto consensuado por el Gobierno, que representa a las patronales y que será apoyado por la Confederación General del Trabajo (CGT) y los diputados y senadores de derecha (tanto oficialistas como “opositores”). Desde el bloque de Cambiemos (PRO + UCR) pondrán por delante la ampliación de los días de licencia de los padres por paternidad, pero no avisan que reducirán el año de intangibilidad en sus puestos que tenían durante un año las mujeres que fueron madres. Se les mantendrán los seis meses de licencia pero solo será otro semestre lo que estarán cubiertas contra un despido. Los macristas sostienen que las mujeres ya no amamantan más que ese período.
Los accidentes de trabajo serán aceptados o no por las propias Aseguradoras de Riesgos de Trabajo (ART) que son parte interesada ya que les corresponde a ellas pagarlos. Se achicará el tiempo para la demanda y quien litigue no puede trabajar en blanco mientras no exista sentencia firma. ¿De qué vivirá el trabajador en ese lapso? Probablemente opte por desistir de la demanda. En este terreno el Presidente Macri sostuvo que hay que terminar con la mafia de los abogados laboralistas. Curiosamente no considera de esa manera a los abogados que se ocupan de armar empresas fantasmas para evadir impuestos.
La reforma propuesta por el gobierno nos retrotrae a las trágicas jornadas de principios del siglo XX desde donde tuvo que correr mucha sangre, sudor y lágrimas generaciones. El voto reciente de los nietos que avalaron a la actual administración tiró por tierra el sacrificio de abuelos y padres.

______________________________________________________

CEDIAL TV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *