Guernica_PlazadeMayo

CEDIAL – Historia | ¿Quién hará nuestro “Guernica”?

PlazadeMayo_Bombardeo Dr. Alberto Carli

Cuando yo tenía doce años, era 1955, vivía en una casa de inquilinato (un conventillo, bah) en sobre la calle Malabia, entre Cabello y Cerviño. A una cuadra estaba (todavía está) la iglesia de Santa Elena en la calle Seguí. Ahora en esa zona de Buenos Aires ya no hay casas de inquilinato. Sobre la misma calle Seguí, hacia Ugarteche, estaba (sigue estando) la escuela de la que yo fui su abanderado.
Era un día típico de un otoño en nuestra ciudad, lloviznaba. Sobre el mediodía comenzaron a pasar aviones a baja altura. Todavía recuerdo el sonido como el de un teléfono llamando de aquellos tiempos, eran ametralladoras.
Los vecinos salían a la calle a mirar un espectáculo inusual. Nuestra ciudad estaba siendo bombardeada. En ese mundo en el que todo era una fiesta estábamos en guerra.
Pasaron los años, viajé por el mundo, conocí el Museo Reina Sofía en Madrid. En ese lugar experimenté el placer estético de ver los cuadros de Joan Miró, mi admirado Miró. Luego al pasar a otra sala me encontré rodeado de gente que se paraba a ver el “Guernica” de Picasso. Pude experimentar todo el horror de la guerra. Ese “Guernica” era la obra de soldados profesionales. Picasso ilustró todo el dolor que esa matanza había provocado.
guernicaCuando vuelvo sobre mis recuerdos, a mis doce años, no es dolor sólo lo que me vuelve. También el odio de que aquellos que descargaron sus bombas sobre Buenos Aires, sobre la gente indefensa de nuestra ciudad, sobre esos niños que viajaban en un ómnibus y miraban (imagino) esas calles tan distintas de sus pueblitos provincianos.
En el museo Reina Sofía observé argentinos bien vestidos con lágrimas en los ojos frente al cuadro del horror. No ha sido frecuente ver lágrimas al recordar ese 16 de junio de 1955. Los que murieron en Guernica estaban lejos de sus vidas, el dolor, la angustia frente a sus muertes estaban lejanos de su mundo real, no molestaban con su presencia, con la torpeza propia de su condición de pobres, de subhumanos. Podían emocionarse sin que la presencia de esos otros perturbara la tranquilidad de sus vidas, sus seguridades. No eran un espejo en el que reflejar sus propias miserias, sus mezquindades, sus egoísmos.
El bombardeo a Plaza de Mayo del 16 de junio de 1955 fue nuestro Guernica. Ese hecho está en nuestro pasado. El odio de sus autores todavía nos acompaña.

______________________________________________________

CEDIAL TV

Un comentario en “CEDIAL – Historia | ¿Quién hará nuestro “Guernica”?

  1. Muy buena comparación y muy real las lágrimas despersonalizadas de quienes en su mundo real no lamentan el dolor de quienes no son parte el grupo social al que pertenecen o quieren pertenecer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *