Virigiia_trans

AD ASTRA PER ARDUA Tiempos de crisis. Tiempos de pensamiento. Tiempos que nos interpelan sin cesar. Tiempos de Filosofía.

Virgilio_AdAstraPor Lic. Ricardo E. J. Ferrari

Sabemos que uno de los origenes de la Filosofía tiene que ver con el asombro. Con aquello que siendo obvio deja de serlo. Con aquello que siendo familiar se nos vuelve extraño.
En nuestros tiempos y, en Argentina, particularmente, pero no sólo, se vienen derrumbando ciertas certezas, ciertos supuestos, ciertas creencias, ciertas ilusiones.
En este caso no se trata de lo obvio. No es lo obvio lo que se pone en cuestión. No es lo obvio lo que nos “hace pregunta”. Es la irrupción del absurdo. La irrupción de la estulticia. Ya no se trata de “¿Por qué hay “Ser” pudiendo haber habido “Nada”?”.
Son tiempos donde lo que nos interroga es la instalación de la necedad, de la contradicción más flagrante, de la disociación del yo.
Sectores económicamente vulnerables votando y justificando a aquellos que los van a perjudicar. Sectores históricamente devaluados, cuyas identidades han sido siempre denigradas y discriminadas, eligiendo a quién los va a marginar y perseguir. Las clases medias y bajas justificando medidas que los excluyen todo el tiempo de los bienes y servicios a los que habían podido acceder.

No se trata esta vez del “Ser y la Nada”. Y tampoco es la primera vez. Se trata del eterno retorno de lo absurdo. Se trata, como tantas veces, de la ausencia de lógica o de la presencia de otra lógica que nos urge inteligir.

Nos inquieta el no registro del pasado. La falta de aprendizaje.
Si hay algo para rescatar de estos tiempos nefastos que vivimos hoy, es que nos obliga de manera constante a hacer un esfuerzo intelectual.

Necesitamos encontrar un sentido al violentamiento cotidiano al principio ontológico de no contradicción.
Estamos conminados a salir de ese estado de ilusión iluminista en que muchas veces caemos cuando nuestros sueños empiezan a experimentar
una realización.

Esa ilusión de un humano que progresa, que se encamina hacia un mejoramiento incesante de su vida espiritual, ha caído.

Una decepción, un gran dolor nos taladra el corazón. El humano no es ni bueno ni demasiado inteligente. Es más bien bastante estúpido y masoquista.

Pudiendo estar bien elige y justifica el estar mal y cuando estuvo bien retrocede porque no puede soportarlo.

Son épocas que nos exigen. Y no está nada mal. Nos sacan de la comodidad del “está todo bien”, porque nunca está todo “tan bien”.

Aprendemos ahora a estar alertas. A no bajar los brazos. La lucha no tiene solución de continuidad, ni debe tenerla.

En nuestro caso, Argentina, con los seres execrables que la conducen, no nos da tregua. Nos agota, nos extenúa. Y es ahí donde recordamos a Virgilio (s.I a.C): “Ad astra per ardua”: “hacia las estrellas por el camino más difícil”…

Allá vamos. Por el camino más difícil y sin retroceder.

______________________________________________________

Banner_CEDIAL_Revista
______________________________________________________

CEDIAL TV

_________________________________

CEDIAL Radio

23 comentarios en “AD ASTRA PER ARDUA Tiempos de crisis. Tiempos de pensamiento. Tiempos que nos interpelan sin cesar. Tiempos de Filosofía.

  1. Excelente Ricardo!!! Debemos aprender que la estupidez más grande ya la dijo Fukuyama. La historia nunca se detiene, para bien o para mal y nunca debemos dejar de construir el presente que queremos. La frase década ganada tenía algo de eso, algo de que el fin de la historia para nos hace desmovilizar, dejar las armas y no, la realidad es que se ganó en muchas cosas pero no lo suficiente como para que las grandes mayorías tengan bien en claro quién es quién. Un gran mensaje el tuyo, estar siempre alertas y movilizados

  2. La América Latina del último lustro muestra los procesos de construcción de sentido y de instalación de un sentido común enajenado y enájenante

  3. Hay que tener en cuenta la gravedad de la colonización de subjetividades que se hizo y se sigue haciendo. El 1984 de Orwell parece un cuento de hadas en comparación con ésto. En el llano, aquí en Malargüe, se aprecia la deshistorización que se ha operado en torno al problema de la megaminería y ahora el fracking. Tengo un escrito de 7.000 palabras sobre ese tema en base a observaciones de campo realizadas junto a un sociólogo francés en el norte neuquino y Mendoza, y no me animo a publicarlo. Me asusta. Más que “absurdo”, según dice aquí Ricardo, pienso en el concepto de “horror” de la película APOCALYPSE NOW. El absurdo puede convertirse en humor y hasta podemos acostumbrarnos a él. Por ejemplo, ¿te acordás cuando se decía que “si Kafka fuese argentino sería un escritor costumbrista”?. Celebré muchas veces ese chiste, pero las humoradas no transforman al mundo. Yo creo que estamos atravesados por el horror.

  4. Creo que puede ayudarnos mucho resucitar el pensamiento de Rodolfo Kusch, donde “ser” y “nada” son analizados a la luz del pensamiento americano originario, ese que no tiene palabras

  5. Ricardo tu nota nos permite seguir pensando en lo absurdo que se propone un discurso de lo absurdo. En este sentido observamos la persistencia mediatica construida por Duran Barba y todo su equipo de relatos cinicos y absurdos que concretan la alienacion, por la naturalidad de la idiotez. Gracias por tu lucidez en esta neblina cargada de espanto.

  6. Estupendo Ricardo! Será tarea de estos tiempos y de los representantes del próximo gobierno Nacional y Popular ponerse a pensar en esto, porque tendrán que rehacer y sanar -no sólo- el país arrasado por la restauración oligárquica, sino tambien el tejido social desde lo ideológico para así atenazar las condiciones de una reconstrucción sin fisuras, drástica, donde no se pueda destruir tan fácilmente ni puedan retornar a los pocos años a traves del voto de ciudadanos desideologizados que eligen simétricamente a sus verdugos cada cierto tiempo. Tiempos reveladores y de mucho trabajo y pensamiento para todos nosotros y nuestros dirigentes.

  7. Muy lúcido análisis de lo que nos sucede. Estamos en la misma lucha que CEDIAL en el Observatorio OPERA.
    A veces titánica, a veces ingrata, pero nunca claudicante.
    Nos parece que trabajar en red con los compañeros que comparten la misma mirada multiplica y potencia potencia nuestra voz.
    Felicitaciones!!! De a poco, trabajosamente, vamos comfluyendo…

  8. A tu frase “el humano no es ni bueno ni demasiado inteligente, es estupido y masoquista” , le agregaria es un ser ante todo gregario. Necesito del otro para reconocerme.
    La lucha en el “camino Ad astra” es la vida misma.

  9. Muy buen análisis que abre puertas. Son tiempos con preguntas cuyas respuestas son siempre aproximaciones, donde es casi imposible hacerlo con una sola dirección y punto final. Además de lo político, lo económico, la historia creo que se abre un gran interrogante fiosófico, psicológico (psicoanalítico), sociológico. Como vos, pienso qué hace a un ser humano que dándole las condiciones para estar mejor hace todo para volver a aquello que fue lo habitual, que aunque padeciéndolo se siente más identificado, esto sucede tanto en lo personal como en lo social político. Esto es solo una parte.. Son preguntas que nos permiten ahondar y reflexionar pero debemos cuidar de que no nos distancie de los que están distantes porque es ahí donde supieron actuar y ganar. No para hacer la misma canallada sino para buscar algunos posibles puntos de encuentro con los posibles.Como decís el camino nuestro es el más difícil, a veces caemos pero no debemos permitirlo.

  10. Muy agudo el análisis. Ese camino de ardua lucha también necesita de una dirigencia que esté a la altura de este tiempo histórico. Las rencillas domésticas solo alimentan a los monstruos que crecen día a día por el mundo.

  11. Excelente Ricardo tu trabajo, espero que nuestro futuro esté a la altura de tu nota. Creo en particular que a muchos les falta madurar y que en un punto los VIVOS DE SIEMPRE Y OPORTUNISTAS lograron de algún modo tarar a un gran sector y eso es muy peligroso para una sociedad tan volatil como la nuestra. Mil aplausos por tu trabajo !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *